Episodio 3: Las Penúltimas Tendencias

Target 3: Nos nos dejemos embaucar por las modas

¡Ay, las modas! Que herramienta tan maravillosa de manipulación y sometimiento. Y qué agustico aceptamos que nos digan qué mola y qué no, que está IN y qué está OUT. Siguiendo con nuestra sana costumbre de destapar nuestra propia estupidez, hoy vamos a analizar un poco por dentro el tema de las nuevas tendencias y su consecuencia en una de las modas más importantes de los últimos tiempos: Internet & redes sociales.

Calzado Conectado

Calzado Conectado

Cuando nos bombardean desde la televisión, las revistas o las webs con lo último, solemos aceptar dichas imposiciones sin analizar ni reflexionar sobre lo que nos están vendiendo. Aceptamos las modas como algo natural, y no hablo ya de lo meramente estético (llevar los pantalones “cagaos” o las hombreras de los 80’s). Hablo de ser marionetas de los que deciden. ¿Quiénes deciden las tendencias? ¿Cómo surgen?

La publicidad y los medios especializados nos dicen muy claramente cómo vestirnos, qué escuchar, qué ver en la tele,  donde viajar, qué comer…¿y qué hacemos ante ello? Tragar. Cuando hacemos una elección, ¿cuántos de nosotros la hacemos atendiendo a nuestro estilo personal e intransferible o a la última moda? Más preguntas: ¿qué tiene de bueno objetivamente “estar a la última”?  Hay que diferenciar entre estilo y moda. Cada uno tenemos el nuestro y no tiene que estar ligado a lo que las tendencias dicten en ese momento.

Lo único que pretendo es parar un momento y reflexionar un poco sobre las necesidades que más o menos dirigen nuestra vida. Se está creando una auténtica generación de infelices y amargados al creernos realmente que necesitamos todo aquello que nos meten por los ojos. Incluso en los últimos años la televisión nos ha hecho creer que era posible conseguir el éxito de la noche a la mañana. “Quiero esto, ahora” es una frase que hemos dicho todos alguna vez y no precisamente cuando éramos niños. La inmediatez en la información, lo rápido que se asciende y se cae en la escala social, lo pronto que se desfasan los productos que adquirimos es realmente alucinante.

LLuvia de ideas: El ordenador que te acabas de comprar ya tiene el software anticuado desde el mismo momento que has salido por la puerta, tendrás que comprar (o bajar) el nuevo software en menos de lo que crees. El Iphone3 ya es una antigualla, ahora todos deseamos el Iphone4, yo prime, cuando salga el 5 nos regalarán el 4 y a lo mejor ya no lo queremos. ¿Donde están los ganadores de Operación Triunfo de la 2º edición a la última? Las marcas, ¿realmente nos definen, nos mejoran? ¿Por qué molo más llevando una camiseta de Ralph Lauren que una de la sastrería de la esquina? Busquen solo una respuesta lógica al auge de los programas de “chonis” y de super-ricos de La Sexta. Tenemos que cambiar de coche cada 4 años ¿es que empiezan a ir mal desde entonces? He pensado mucho en lo de las ayudas a la industria automovilística. Se han dejado de vender muchos coches y tengo la sospecha casi certeza de que el ritmo de compra que se ha mantenido hasta ahora estaba por encima de las posibilidades reales de los ciudadanos.

Calmémonos. La pregunta última es si el dinero compra la felicidad.  Por supuesto que tener dinero ayuda, no seamos hipócritas, ¿pero realmente lo puede todo? Y una vez que estás a la última de todo, ¿qué te queda?

Todo el sistema está montado en torno al neoliberalismo salvaje, y cuando dejamos de consumir, cuando nuestras necesidades empiezan a ser menores todo se viene abajo, empresas, industrias enteras. Nos quieren ávidos de productos, disfrazan nuestra felicidad con ellos, y nada como modas efímeras que se reemplazan las unas a otras con velocidad de vértigo para alimentar los bolsillos de quienes la fomentan constantemente, en un círculo vicioso que nos tiene al pueblo aletargado como rehén sin parar de consumir.

Una última moda es internet. Yo mismo confieso mirar facebook y twitter al menos una vez al día y como a muchos, se ha convertido en una necesidad. Esto tiene sus luces y sus sombras. Las luces vienen de la cantidad de relaciones positivas que generamos y por la rapidez a la hora de acceder a la información.  Es muy divertido, te comunicas de una nueva y original forma, te acerca a los amigos que tienes lejos y conoces gente que en lo profesional y en lo personal te enriquece, personas más o menos conocidas a las que nunca tendrías acceso si no fuera por la red.

Y como las redes sociales las forman personas, pues nuestra estupidez y nuestra malicia debían de hacerse patentes de alguna manera.  Esclavos de la Conexión Permanente, ingente información innecesaria en Facebook, el hacha levantada en Twitter, siempre dispuesta a cercenar la cabeza de quien sea…cuanto hipócrita cobarde, me gustaría ver a muchos de los que atacan en el lado de los humillados.  El mayor problema que veo en esto es que tanta conectividad a todas horas te puede aislar de la realidad. Las redes sociales deben ser un complemento de la vida, no al revés. No te servirá de nada tener 2000 amigos en facebook o 5000 seguidores en Twitter si no te puedes tomar una caña con al  menos algunos de ellos.

Como decía Expediente X, “la verdad está ahí fuera”. El día que se ponga de moda no seguir la moda, será un buen día.

Nos acercamos a mitad de la primera temporada. Y llega el momento de participar. Iremos a por el target1. Y si twitter está de moda, aprovéchalo para seguirme!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s