Microcuentos 21, 22 y 23

Microcuento 21.

El Lobo fue a comprobar cómo le iba a Caperucita en 2011. Entró a la casa sigilosamente y vio las revistas del corazón sobre la mesita y “Mujeres y Hombres y Viceversa” en la tele del salón. Le preguntó cómo estaba y Caperucita le contestó que estaba muy mal y hundida porque no tenía un Smartphone de esos de la  manzana. Desde aquel día el Lobo perdió todo el deseo de comérsela.

Microcuento 22

Era un chico que llevaba casi 9 meses en el paro. Desde que terminó la carrera solo había trabajado de camarero y de monitor. Y poco a poco iba perdiendo la esperanza con todo el tema de la crisis y la falta de oportunidades. Un día vio en la televisión el anuncio de una conocida marca de refrescos naranja; ese que dice que “un joven se pasa la mano dura por la piedra” y que “pasarlo teta para el futuro es vital”. Se preguntó cuántos años tendría el individuo que había parido semejante idiotez. Y cuánto ganaría al mes.

Microcuento 23

La radio realizó un día una llamada para reírse y humillar a alguien, como era su costumbre. Un día el responsable de dicho programa iba caminando por la calle cuando tropezó y cayó de bruces. Cuando oyó las risitas de la gente mientras lo miraba de soslayo no supo si sentir arrepentimiento por lo que había hecho hasta entonces o si quería que la broma del día siguiente fuera la más salvaje de su carrera.

"Perdón por el Desorden" de Yagües

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s