Microcuentos 27, 28 y 29

Microcuento 27

Su vida iba por mal camino, el tiempo pasaba lentamente, despacio. En su cabeza no paraban de venirle ideas oscuras, incluso jugueteaba con la idea del suicidio; le tranquilizaba pensar que había un final para todo. De pronto se acordó que era finales de agosto y que la Liga estaba a punto de empezar. Estaba salvado.

Microcuento 28

– Declaramos al acusado….culpable!

– Noooooo! Pero si ha quedado demostrado que no tuve nada que ver!!

– Lo sabemos, ¿pero no querrá que paguen nuestros jefes?

–  ¿Qué jefes?

– Pues los dueños de bancos, especuladores de bolsa, constructores, políticos  permisivos…

– ¿y por qué yo?

– Porque nos resulta muy fácil engañarte. Eres tan dócil!!

– Espera que empiece a tener hambre. A ver cómo acaba la historia.

Microcuento 29

Terminé de ver un capítulo de “Sexo en Nueva York”. Se me quedó un gusto muy desagradable a cuero, champán caro y perfume en la boca. Me pregunté si realmente tener dinero quema neuronas, como una buena borrachera o la marihuana. No creo que nunca lo sepa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s