Más #primaverasvalencianas y menos silencios.

Ha tenido que soltar la policía unas cuantas hostias para sacarnos de nuestro estupor. Los estudiantes del Instituto Lluis Vives nos han dado una lección de valentía saliendo a la calle a protestar por la ausencia de calefacción, por la injusta reforma laboral, por nuestros derechos. Han sido estudiantes, como en mayo del 68, como en Tian’anmen, como siempre.

Educando a la Ciudadanía, según nuevos tiempos

Me pregunto cuantos padres de estos jóvenes son votantes confesos (y cautivos) del PP (digan lo que digan, responsable de depurar responsabilidades de este sinsentido). Y me pregunto además, qué tiene que ocurrir en este país para que respondamos a las mentiras y a las provocaciones. Creo que en cualquier otro país europeo los políticos no tendrían cojones a reírse en nuestra cara como lo está haciendo el PP en estos pocos meses de gobierno. Ejemplos de contradicciones dichas con seriedad y con cara de no haber roto un plato ya hay unas cuantas. Imagínense a Rajoy dando explicaciones en Islandia, a ver lo que duraba!

Pero aquí sí, aquí sí le damos cuerda a personajes así. Tiburones como De Guindos, absolutos incompetentes como Wert (es que no ha dado una desde que ha llegado). Lo peor de todo, es que no solo no reconocen los errores, sino que se justifican con argumentos peregrinos que atentan directamente contra nuestra inteligencia.

La cosa está “regulera”. Un ejemplo: la reforma laboral de 1889 propugnaba que los empresarios no podían hacer con los trabajadores lo que quisieran, y se estableció una relación de igual a igual. Las leyes de hoy nos llevan directamente a finales de ese siglo XIX.

Javier Marías nos hablaba hace poco de que ya no nos importa la reputación. Que no nos da vergüenza que nos pillen, que no solo el fin justifica los medios sino que además, compensa cualquier rechazo o castigo que podamos sufrir por parte de la sociedad. Lo único es evitar la cárcel. Teniendo esto, lo que piensen los demás importa una mierda. No es una cuestión de ideología, ni de ser del PSOE ni de fascistas ni de nada de eso, es algo superior: Es una cuestión de principios y de vergüenza torera. Nos están escupiendo a la cara y nosotros devolvemos el gesto votándoles masivamente en las urnas. Mientras esto siga así, tendremos lo que nos merecemos. Porque nunca entenderé como millones de personas apoyan a políticos que legislan para contentar a una élite económica, y que además, no se den por aludidos cuando nos mienten. Que miren el programa del PP de antes de las elecciones y que se echen a llorar.

Tenía que ser en Valencia, cuna de la Gürtel, donde no hay dinero para gasoil para la calefacción y sí para visitas del Papa, carreras de Formula 1 y para construir aeropuertos donde no solo no hay aviones, sino que además hay que rehacer una parte!! Cuando se tensa tanto la cuerda se acaba rompiendo. Por cierto, yo también soy el enemigo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s