Una reflexión sobre el 29M

Ayer estuve de huelga. No se si los sindicatos tendrán razón en sus estimaciones (lo que estoy seguro es que el gobierno no la tiene), pero éramos muchos en Murcia y por lo que he leído, visto y seguido en las redes sociales, también han sido muchos en el resto de España, a pesar de las portadas de los periódicos conservadores, en las que parece que todo el mundo trabajó con normalidad (hubieran puesto la misma portada aunque se estuviera todo el país en la calle).

Aun así, tengo un sentimiento agridulce…les voy a contar por qué. Respeto mucho las opiniones de los demás. En serio. Al contrario de muchos otros que solamente sienten empatía hacia su propio culo, intento siempre escuchar y e intentar comprender las razones que se enfrentan a las mías para tener una visión más completa de un asunto y si se tercia, hacer autocrítica. El miércoles por la noche, repasé el twitter antes de dormir  para ver cómo iba la cosa cuando me encontré un montón de comentarios en contra de la huelga digamos que…sorprendentes:

  • La huelga es para proteger los privilegios de los sindicatos
  • Los funcionarios (todos) son una pandilla de vagos
  • Foco en actos violentos
  • Falta de patriotismo (¡)
  • Quien no trabaja es porque no quiere (¡)

Un montón de barbaridades. No sé si se habrán leído la Reforma Laboral, pero si lo han hecho, no va con ellos. Hay muchos que trabajaron ayer a los que respeto sus razones (sobre todo hay casos donde realmente se juegan el puesto de trabajo y eso hay que vivirlo para opinar), pero a los que simplemente se limitan a definir a los sindicatos y funcionarios como gente que no trabaja, que los estudiantes que hacen huelga es para poder irse de puente y lindezas así…pues me entristece. Sienten que hay dos tipos de personas: ellos (que no tienen por qué ser empresarios) y los demás (que estamos para servir y satisfacer sus necesidades). Los trabajadores somos mercancía, recursos a explotar para bien de una clase superior, una nueva nobleza que enarbolando la bandera del neoliberalismo más salvaje creen en la americanización de la sociedad porque de momento tienen dinero. Son gente que no mira al camarero cuando les sirve, que desprecia al que no piensa como ellos. Gente cuyo propio ombligo es el centro del mundo. Son un club al que no quiero pertenecer.

Si alguien conoce alguno díganle que no son todos son iguales, que hay sindicalistas, funcionarios, empresarios y políticos que son íntegros. Por eso, si generalizan, nos insultan. Y díganles también que la vida da muchas vueltas, y que es posible que ellos (o su hermano o su hijo) un día se hagan un esguince y que en pocos días según la nueva reforma laboral los pueden poner en la calle de manera procedente. Y bajarle el sueldo sin motivo aparente. Y muchas cosas más.

La reforma laboral va a hacer daño a mucha gente. Solo deseo, que ya puestos a joder haya un poco de justicia poética y a estos “nobles” les perjudique la reforma los primeros. Seguro que les viene bien una cura de humildad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s